Los Templos

Visión general

Mapas

Habitantes

La guardia

La seguridad en este distrito es importante, pues las limosnas, sacrificios, y donaciones, así como las imágenes y decoraciones religiosas (normalmente en oro y plata), son un manjar exquisito para cualquier ladrón avezado.
Es por ello que salvo los templos animistas, el resto de templos sean como fortalezas en si mismos, con altos y gruesos muros, puertas sólidas, ventanas altas y estrechas protegidas con barrotes. Es por ello que parte de todo el dinero recaudado por las distintas ordenes religiosas vaya directamente a las arcas de una guardia bien pertrechada, despierta y normalmente creyente.
El total de la guardia está compuesta por 50 hombres y mujeres, que hacen turnos rotatorios, quedando 15 durante el día, donde la seguridad es menos necesaria, y el resto por las noches.
Las grandes catedrales siempre cuentan con una pareja apostada en las puertas durante la noche, junto a los braseros.
En los templos más grandes e importantes que requieran de una seguridad especial, como el priorato de la unidad, también hay una pareja asignada, aunque normalmente una pareja está asignada a dos edificios, por lo que hacen rondas cortas entre uno y otro. Luego aparte, por el distrito pasean dos patrullas formadas por dos parejas y un perro.
Cada guardia está armado con una lanza una espada corta, cuero endurecido, y portan un silbato para alertar en caso de movimientos sospechosos. En las patrullas, dos de los guardias llevan una ballesta, otro un perro, y otro el farol. Suelen ser gente honesta y con fuertes principios religiosos.
Aparte de todo esto, algunos templos cuentan con seguridad privada financiada por el propio priorato de cada religión.

Lugares de interés y edificios importantes

Catedral de la Unidad

Gran templo del Dragón

Priorato de la Unidad

Tabernas, mesones, posadas y demás locales

Comercios

Unless otherwise stated, the content of this page is licensed under Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License