Historia

La historia de Padema se remonta cincuenta siglos en el tiempo. Según la leyenda, una mujer llamada Pádema, perdida en las ciénagas, buscaba un lugar seco y seguro donde dar a luz. Cuando, desesperada , se tumbó para dejar que el fango la engullese, se percató de la presencia de una pequeña salamanquesa que parecía mirarla. Empezó a seguir a la diminuta criatura, que se paraba a esperarla de cuando en cuando. Por caminos secretos y seguros, y a través de la bruma, la salamanquesa guió a la Pádema hasta una hermosa colina junto al río, y allí en una cueva bajo las ramas de los árboles, dio a luz a los trillizos, los tres primeros Padmios, junto al escondrijo de la salamanquesa.
Pádema crió a sus tres hijos, a los que llamo Ilia, Annia y Lareta y vivió para enorgullecerse de la ciudad que estos construyeron, a la que llamaron Padema en honor a su madre. Cuando murió, sus hijos la enterraron en un sarcófago de piedra en aquella cueva, y creen los actuales Padmios que es la misma de la Isla Santuario.
La leyenda cuenta como los tres hermanos tras el funeral comenzaron a disputar sobre quién sería ahora el señor de la ciudad, y como llegaron a ser enemigos mortales.

Hace 50 años entro en vigor el nuevo sistema monetario. Esto sirvió como pretexto para desencadenar una auténtica guerra civil entre barrios, y durante dos años reinó un caos casi absoluto.
La ciudad, agotada por esta época de terror y violencia consiguió salir del trance, dando a luz al nuevo equilibrio que hoy se mantiene.
La prohibición de las armas de fuego se decidió por el altísimo número de asesinatos que se realizaron con ellas en este periodo tan turbulento.

Unless otherwise stated, the content of this page is licensed under Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License