Las Islas Remotas

El archipiélago de las islas remotas se encuentra a pocos días de navegación de Saro, también recibe el nombre de las infinitas, por el gran número de islas que pueblan dicho archipiélago.
Hasta hace unos años, solo los pueblos indígenas, apenas avanzados tecnológica y culturalmente habitaban esta región, pero desde el comienzo de los tratados comerciales con Marnia y Misos, las islas remotas son punto de paso obligatorio para todos los navegantes .Las colonias y los puertos comerciales empiezan a surgir por doquier, para ahorrarse los altos impuestos exigidos por los puertos imperiales.
Una nueva vida y sociedad está surgiendo en estas olvidadas islas.

Historia

En el año del dragón 1973, se descubren las islas remotas, por un ingenioso navegante de Saro llamado Nóloc. El contacto con los indígenas de las islas no tardó en ocurrir. Y el negocio de la trata de esclavos no tardó en florecer.
Hacía el año 2300 aproximadamente, no se sabe muy bien como, se descubrieron las propiedades relajantes y alucinógenas de un tipo de planta muy habitual en las islas, la Altrabacus Iptolae, a la que el pueblo llano, no tan ducho, le dio el nombre de Hierba Remota.
El comercio de esta hierba comenzó a extenderse hacía el año 2400, numerosas plantaciones aparecían por las islas, con la mano de obra local, barata y sumisa.
Fue durante estos años cuando el imperio, al ver el volumen de negocio decidió poner un alto impuesto institucional a este tipo de tráfico, para así levantar las arcas del estado. Entonces el negocio de la hierba remota desapareció del mercado convencional, convirtiéndose en fuente de ingresos de traficantes clandestinos, contrabandistas, dueños de casas de hierba remota, explotación de esclavos, y todo un oscuro submundo de corrupción y crimen organizado, que dificultaba aun más el comercio legal de esta hierba.

Hierba Remota

La hierba remota es una droga euforizante, rara y cara. Se fabrica a partir de las hojas de una planta que sólo crece en las islas remotas. Es por tanto dificil de transportar sin procesar, aunque su peso se reduce a la quinta parte cuando se procesa.
Los traficantes suelen pagar por el kilo de hierba remota sin procesar unas 50 m.p. Después de procesar la droga, se venden a un mínimo de 1000 m.p. por kilo, dependiendo de la calidad de la cosecha y de la calidad del procesamiento. Un kilo de hierba procesada (un talego) se suele dividir en cincuenta partes. Una cincuentena le suele durar al adicto medio una semana, aunque personas fuertemente enganchadas, necesitarán mucho más, y en el mercado está en torno a 50 m.p.
La droga suele consumirse esnifando el polvo obtenido al procesar las hojas de la planta. Es posible preparar infusiones o fumar las hojas secas, pero el efecto euforizante de estos preparados es sensiblemente menor. Esto es lo que se suele hacer en los fumaderos de hierba remota, donde una infusión o una pipa suele estar en torno a 30 m.p.

Habitantes

Los indígenas que habitan estas islas son gente poco desarrollada tecnológicamente, usan primitivas técnicas de caza y recolección para vivir en sus pequeñas aldeas, que antes florecían en las verdes orillas de las islas, pero que poco a poco se van ocultando en las selvas del interior para evitar los insidiosos ojos de los traficantes de esclavos.

Clima, flora y fauna

El clima húmedo, lluvioso y cálido predominante en la zona, hace que los inmensos bosques selváticos alcancen prácticamente la orilla de todas las islas, y que el adentrarse en uno de estos bosques sea toda una prueba de valor y osadía.
Los animales que habitan en este hábitat, son los habituales de este tipo de clima y terreno, abundando los reptiles y animales anfibios. También existe un gran número de especies cuya vida se desarrolla en los árboles, monos, lémures, etc. A destacar además los pájaros de llamativos colores característicos de este archipiélago y de un alto precio en las "civilizadas" ciudades de Raabe.

Política

Actualmente las islas remotas se consideran bajo dominio imperial, dado que no existe nadie en el continente que pueda rebatir dicha postura.
Dado que para el Imperio estas islas están desiertas, no existe presencia ni administrativa, ni judicial, ni militar.

Esclavos

Según la ley imperial, un esclavo es solo el nacido de esclavo o los enemigos del imperio capturados y sentenciados a esclavitud. Este pequeño resquicio en la ley, es el que ha servido a numerosos comerciantes para generar negocio con los isleños que habitaban pacíficamente las islas.
Hasta el año 2566, los isleños lo único que hacían era esconderse y huir. Pero ese año llegó a las islas un grupo de náufragos que enseñó a algunos isleños a luchar contra los esclavistas. Desde entonces, algunas tribus, sobre todo las pertenecientes a las islas cercanas al naufragio, se han organizado y han establecido una resistencia que ha complicado y encarecido el negocio.

Lugares de interés

Noroepu.

Existen numerosas discrepancias que provocan acaloradas discusiones entre los cartógrafos imperiales, unos afirman que Noroepu no pertenece al archipiélago de las infinitas y otros afirman que aunque alejada del resto de las islas tiene el mismo origen geológico y por tanto si pertenece al archipiélago. Lo cierto y verdad es que sus habitantes no pueden ser considerados iguales que los afables isleños de las islas remotas.
Esta isla de un tamaño considerable si la comparamos con sus alejadas hermanas, está habitada por una raza de hombres de piel negra como el alquitrán y de costumbres bárbaras. Algunos exploradores afirman que existen varias tribus habitando la isla, y que están en constante guerra entre ellas. Presumiblemente, esta constante lucha, es la causante de que los Noroepu, sean formidables luchadores, tenaces, e incansables. Los nombres de las tribus son Bamakas, Humalis, Tremalia, Bouropas, y Dondo. Adoran a un dios demonio que llaman Khamel-Sat.

Isla de Trexias.

Isla de Bicias

Bicias, era un rey del crimen en Raabe, sus negocios iban viento en popa, traficaba con esclavos, y con hierba remota, extorsionaba, tenía casinos flotantes, traficaba con armas, en definitiva estaba en cualquier negocio sucio que pudiera inventarse. Incluso corría el rumor de que un poderoso hechicero trabajaba para él. Una de las islas del archipiélago era de su propiedad, y tenía hasta una fortaleza para defenderse de posibles ataques. Pero Bicias es la eterna prueba de que todo el mundo encuentra la horma de su zapato, pues un día secuestró al hijo de un importante comerciante, el cual empleo el dinero y sus influencias en contratar al mítico capitán Sogul, y a su tripulación, que acabó con Bicias. El hijo del comerciante no volvió con Sogul…

Cartografía

No existe cartografía documentada u oficial de este archipiélago aunque empiezan a desarrollarse los primeros proyectos propuestos por aventureros y exploradores, que evitaría naufragios o accidentes innecesarios. Algunos mapas extraoficiales circulan entre los pilotos de navíos que se aventuran en las islas, pero carecen de rigor, y solo un loco se fiaría ciegamente de ellos.

Una Nueva era

Las islas se han convertido en el punto de paso de todos los barcos que siguen la ruta comercial entre Misos y Raabe. Estas islas son el ultimo pedazo de tierra que verán en más de un mes, los marinos que parten de Raabe. Por otro lado es el primer pedazo de tierra que verán tras su larga travesía los viajeros provenientes de Misos.
Esto está generando un floreciente comercio en las islas. Ricos terratenientes, están fundando puertos comerciales donde adquirir mercancías a bajo coste, pues no pagan los impuestos imperiales.
El Imperio actualmente está demasiado ocupado con sus fronteras interiores, como para plantear alguna solución a los problemas intrínsecos que surgen de esta situación.

Adelante, ¡oh viajero!, coge el primer barco que salga de Saro y navega rumbo a las Islas Remotas, el nuevo paraíso, sumérgete en sus azules aguas infestadas de tiburones. Túmbate en sus playas de arena blanca, hogar del escorpión de playa o de la hormiga azul. Pasea por sus frondosas y verdes selvas atestadas de dragones chupasangre, y monos comeojos. O, si nada de esto te convence, no dudes en pasar por la lejana isla de Noroepu, y visita alguna aldea de indígenas antropófagos.

Unless otherwise stated, the content of this page is licensed under Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License